Sociedad de la Innovación, cómo criar la Gallina de los Huevos de Oro

“Vivimos en un entorno complejo y cambiante. Esto nos preocupa, nos da miedo lo nuevo porque en el fondo los humanos somos conservadores. De hecho, el mundo siempre ha cambiado y un valor fundamental es la adaptación al cambio” … “A la mano, le sustituyen las herramientas y posteriormente sustituimos la fuerza por el motor. El siguiente paso es el intento de sustitución de la mente y, quizás, en el futuro la evolución de la información genética”. Gabriel Ferraté , Rector de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) [1]
La innovación es una “gallinita de huevos de oro”, y tenerla no es solo un asunto de magia, de suerte, de seguir un método o de “inspiración divina”. Hay formas de criar la “gallinita” y hay formas de matarla e incluso dejar que nunca salga del huevo.En días anteriores conversaba con algunos colegas sobre como articular un ambiente positivo a la Investigación y la Innovación y esto coincidió con un tema que se está tratando en el sitio del Open Seminar, en el que me encuentro participando, platicábamos sobre los aspectos que esimulan/crian e inhiben/matan la puesta en marcha de la Sociedad de la Innovación en nuestras organizaciones, aquí algunas de las reflexiones:

Condiciones que inhiben la puesta en marcha de la Sociedad de la Innovación

A mi modo de ver estos son algunos de los mitos que detienen la puesta en marcha de la Sociedad de la Innovación:

  • Innovación = inspiración. generar un entorno laboral en el que se asume que la innovación es resultado de la inspiración. Esto normalmente se desencadena al preferir el entusiasmo juvenil y minimizar la transpiración y los conocimientos adquirido, la gente que tiene experiencia y que posiblemente no se sabe vender.
  • Innovación = Intervención Divina. Asumir que la innovación es resultado de una “epifanía”, un acto creador, una chispa que llega sin buscarsela y que por tanto se asume “sagrada” y no previsible.
  • Innovación = Seguir el Método. En el mismo sentido que el punto anterior, tampoco es posible generar una Sociedad de la Innovación cuando se asume que la innovación es el resultado de un método formal y completamente previsible. Un curso de pedagogía no hace buenos profesores, ni saber el método científico nos hace investigadores.
  • Innovación = Tecnología. Considerar que la innovación solo se refiere a tecnología, y por tanto es suficiente con armarse de infraestructura de última generación.
  • Innovación = Genio sin equipo. Las organizaciones que consideran que la innovación es resultado de un genio aislado inhiben su aparecimiento, es necesario apoyar las genialidades individuales con equipos que les den soporte.
  • Innovación = Departamento de I+D+I. Las organizaciones con una estructura jerárquica, muy rígida en la que sea muy difícil escalar propuestas, cambiar modelos, flexibilizar los procesos. La innovación no empieza cuando se funda un departamento de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación ), es posible que el departamento ordene las cosas y genere un ambiente, pero esto no es suficiente, se requiere mucho más. En cuanto a estructuras jerárquicas, hay que tener mucho cuidado cuando estemos frente a espacios en los que no se respete, al menos, la propiedad moral de las “buenas ideas” y no se proteja a los creativos de colegas o jefes que se aprovechen de estos.

Condiciones que pueden estimular la puesta en marcha de la Sociedad de la Innovación

  • Romper el día a día. Una de las primeras claves va de la mano con la capacidad de las organizaciones para romper la carga del día a día, la rutina, y amar el reto guiado por el horizonte que persigue la empresa. El “día a día” es el que da de comer, pero el “reto” nos asegura el mañana.

  • Inspiración + Transpiración. En el momento que se asume que la innovación no nace de la inspiración, sino que es resultado de trabajo, mucho trabajo y más trabajo. Todas las innovaciones son parte de una larga cadena de conocimientos adquiridos y acumulados que, en un determinado período de tiempo, permite una revolución que por efectos de marketing dan la impresión de un “destello divino”.
  • La innovación es un logro de ejercicio científico. Las organizaciones no pueden asumir la innovación como un acto divino -aunque alguna innovación puede serlo-, sino como el resultado de varios años, incluso siglos del trabajo científico. Considerar la innovación como una epifanía solo debe ser para efectos de marketing, de publicidad, par llenar de magia nuestro resultado, y no como el camino que deben seguir las organizaciones. La oración no significa rezar sino actuar, y lo mismo en la innovación.
  • Cuando se asume que la innovación no tiene fórmulas generales, métodos, políticas a seguir,sino que se genera con la una combinación aleatoria de factores más o menos similares: trabajo, conocimiento, recursos, relaciones, suerte, azar y trabajo en equipo. La innovación no viene como resultado de la creación de un departamento de I+D+I, o de la definición de un modelo de innovación, o de la asignación de un presupuesto, o de contratar un “genio”, innovar requiere de esto, pero, mucho más que todo esto.
  • Cuando se fomenta la cultura de equipo. En general no se puede concebir a la innovación como un producto de una sola persona, aunque he de reconocer que los genios existen y son la excepción.
  • Cuando se respeta la propiedad moral de los creativos, esto es cuando el poder del conocimiento se respeta, promueve y reconoce a las personas que han sido capaces de innovar, crear y no a quienes teniendo el poder político se aprovechan de los creativos.
  • Cuando se usa las tecnologías disponibles en la organización, que normalmente es mayor a la que realmente se necesita, especialmente las TICs que pueden servir como palanca de diferenciación de la organización para obtener ventajas competitivas sostenibles, centradas en potenciar la eficiencia productiva, la incorporación de valor agregado, el crecimiento de la oferta, en variedad y calidad.

En la organización donde trabajo, considero que existe una ruta general que camina hacia la economía de la innovación, sin embargo creo que a nivel de cada área, es necesario sortear algunas “dificultades” que están limitando el crecimiento, por ejemplo: vencer la rutina, ordenar el día a día y con ello definir las prioridades, aprovechar -capitalizar- de mejor forma la tecnología, el capital humano, las relaciones, abrirse efectivamente al mundo, comprar menos y usar más, hablar menos y hacer más con el fin de que el proceso de inmersión en la economía de la innovación se acelere.

Quien quiera comer huevos, que alimente a su gallina. Y quien quiera preservar una buena tradición deberá enriquecerla, porque la permanencia sólo se consigue a fuerza de cambios [2].

[1] Ferraté Gabriel, Sociedad de la Innovación. Ibermática (Rector de la Universitat Oberta de Catalunya) http://www.ibermatica.com/ibermatica/i3b/sociedadinnovacion/ponencias

[2] Bunge Mario, McGill University – Premio Iberoamérica OUI ciencia-y-desarrollo-en-america-latina-hoy-mario-bunge/

La universidad está construida por hombres…

Ayer tuve una conversación agradable, profunda y pragmática con un investigador que desde hoy asume un rol administrativo universitario. Y me propuse hacer un post con reflexiones que debo asumir y con los que puedo sumar para que la universidad se restaure.

De alguna manera este post, es aprender de un periodo administrativo que termina -después de casi diez años de iniciado- y un sueño que empezó hace algunos años y que arranca formalmente hoy.

La sociedad, en su mayoría, concebimos a las universidades como comunidades de maestros y discípulos -, que viven para ir descubriendo, comunicando y formándose en la verdad. Descubrir y comunicar la verdad es la vida propia de la inteligencia. En la universidad esto es descubrir y comunicar la verdad, y hacerlo en comunidad, en un sentido más amplio que el trabajo en equipo.

Hoy, que es el fin de un periodo, me pregunto ¿Qué es lo más importante de una universidad?, No son los edificios, tampoco los laboratorios, los muebles, la tecnología, ni siquiera los libros, ni los fondos, ni los proyectos financiados, mucho menos los “amagues”. Una universidad es buena, por las “piedras vivas” que la constituyen: sus profesores, y los estudiantes, el resto de actores son el soporte necesario. Los profesores que forman la institución son una buena medida de la calidad de la institución.

Los profesores son los que impulsan, en ejercicio de su vocación, el trabajo intelectual, ellos son los que atraen a los mejores estudiantes, los que velan porque el conocimiento básico se desarrolle, de que la técnica se use de la mejor forma y son responsables de servir a la sociedad.camino

Por tanto, una de las claves de las universidades debe consistir, en que los directivos conserven, capitalicen y atraigan a los mejores profesores. Me propongo no olvidar que el desempeño de quienes esten en el rol de gerencia universitaria, debe ser medido por la calidad de profesores que esten bajo su responsabilidad administrativa, profesores autónomos, que actúen con independencia, autoridad, dignidad, amor por su campo, que conocen su ignorancia y que trabajan por disminuirla, que se mantienen activos y evaluados globalmente.

De alguna forma, independiente del concreto, los “fierros”, en las universidades, la clave es la comunidad de profesores que investidos de cualidades para hacer la obra universitaria, ponen su vida. Reconocer la universidad como comunidad es entender que los profesores, investigadores y estudiantes están unidos por la investigación, la enseñanza y el aprendizaje. En la universidad se descubren verdades, se comunican y se forma de la manera más alta posible.

Termino este post teniendo en mente una pasión enorme ante los retos, aunque también dudas que se irán limpiando con el ejercicio diario.

Amantes, Amor fraterno, … necesidad de Paz y Amor para el Mundo

Algo de cierto hay en que las fechas como San Valentin/día de los enamorados, tienen un impulso “marketero” con fines comerciales (lo mismo se puede decir de Navidad, o del día de las Madres), y eso puede ser una buena razón para generar una cierta apatía, pero, ¿para qué más pesimismo/brazos caídos en este planeta? mejor pensemos al revés: usemos de pretexto el 14/02 para el amor fraterno, para el “Amor y Paz” hippie de nuestra casa, oficina, ciudad, país, continente, mundo….

Hoy no pude salir de casa, pero no resultó dificil imaginarme a novios corriendo en la calle, flores en hospitales, citas con esperas de minutos que parecían eternas, muchachos juntandos sua ahorros, escapadas, abrazos, besos, hasta ilusiones mentirosas. En la tarde al conectarme puede ver como casi todos los servicios en la web habían adecuado sus logos a la fecha. Por otra parte también se informaba sobre cosas poco amorosas como la muerte de Imad Mughniyah (líder de Hizbulá) y la segura venganza contra Israel, y otras notas penosas como el tiroteo en la Universidad de Illinois (los periódicos a veces nos recuerdan pocas cosas positivas) me decía, si podria comprometerme en hacer feliz mi perímetro, este día y los que me queden .

Hoy es el día de los amigos, de los amores, de los amantes, de los que nos hemos apegado a alguien y que por esto sentimos una cierta angustia ante la certeza de nuestra/su mortalidad y la inseguridad de una vida después de la muerte, quizá sea falta de fe, o quizá como no soy completamente de este mundo, no termino por acostumbrarme, pero que le voy a ser: soy un ser humano con algo de divino!! al que la conforman -además de la carne, y el espíritu- las pasiones, la angustia, el amor, los sueños, los sudores, la risa, la sangre y las lágrimas. Amo y quiero a muchas personas, quizá no a tanta como debería, y seguramente a una más que a todas y a todas como ninguna. A la hora de la partida, el amor y cariño sobreviven, no es justo “hasta que la muerte los separe”.

Comparto un lindo escrito de Bernard que lo leí hace un par de domingos, como él, yo a veces también no estoy tan seguro. Mientras tanto voy a recitar al oído algunos de los versos del gran Neruda –cien sonetos de amor.

Si estuviera seguro

Si tuviera la seguridad de que existiese otra vida, no me daría pena abandonar esta. No lloraría en los sepelios, celebraría la gloria de quienes tuvieran la suerte de abandonar aquel valle de lágrimas. Si me diesen la seguridad de que el amor de toda mi vida me estuviese esperando en cualquier galaxia para eternizar cuarenta años de pasión terrenal, pediría morir en este momento. Ni siquiera prepararía maletas, me marcharía, corazón ligero, buñuelo de viento, sabiendo que ella es dueña de todo lo que me hace falta. La ausencia es agujero que uno lleva en el corazón, corcho que flota en la superficie: por más que uno trate de hundirlo, siempre vuelve bailando.

Si estuviera seguro de que Dios fuera el vértice de la pirámide, creería en la geometría. No me importaría que escribiera con letras rectas en renglones curvos; reconociendo mi crasa ignorancia, me dejaría llevar como barco sin timonel hacia cualquier horizonte. Si bastase decir sí para obtener la fe, pasaría mi vida dando mi consentimiento a cualquier propuesta. Si supiera, como Juan, que el amor es el único valor susceptible de salvarnos, aceptaría quemarme de una sola en cualquier ho-guera.

Si alguien pudiera explicarme por qué mueren los niños y se van en hombros dentro de sus minúsculos ataúdes, quizás comprendería los misterios que guarda la muerte más allá de mis preguntas o dudas, saldría convencido de que la clave de todo, si es que hay una, no pertenece a este mundo. Por más que lea todos los libros, terminaré golpeándome la cabeza contra la misma pared, moliendo preguntas de kinder: “¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy?”.

Si supiera con certeza que en el corazón de todo asesino existiese una sola semilla de bondad, concentraría mis fuerzas para que germinara cualquier embrión de humanismo en vez de dejar encadenado el homicida a su propia culpa.

Si fuera mago, realizaría el truco del siglo tomando a todos los dioses habidos y por haber para aglutinarlos en uno solo. Existiría la religión única, aquella que permite a los seres de buena voluntad amarse hasta la muerte, de ser posible más allá de ella. No acepté nunca que alguien me dijera: “Hasta que la muerte os separe”. Nadie puede disociar la esencia de quienes juraron amarse para siempre.

Si fuera posible, multiplicaría panes y peces, devolvería piernas o brazos a los mutilados, daría esperanza a quienes piensan en el suicidio, regaría el amor como escopolamina, borraría de las memorias todas las penas, devolvería la autoestima a los inseguros, daría seguridad a los tímidos.

Pero solo soy bernard con minúsculas, un perro lunar extraviado en aquel planeta donde los soñadores tienen fama de ser idiotas. Debería aprender a vivir o amar día tras día sin complicarme la existencia.
Recuerdo a Catulo: “Difficile est longum subito deponere amorem”: resulta difícil dejar a un lado un amor de larga duración. Tienen suerte aquellos que empollan con éxito romances de consumo inmediato: fast love, fast food. Soñar con lo eterno es de los cándidos.

Vía el gran Bernard Fougéres -columnista, el universo.com-

En fin, el 14 de febrero no solo es para los enamorados, es para que el mundo haga el AMOR!! … en lugar de la guerra

Aprendiendo de Woody Allen: Autonomía Creativa, emprendedores, inversionistas, ideas, presupuestos

Hace unos días leía sobre Woody Allen, el director de cine neoyorkino, el que a sus 72 años, más allá de las canas propias del paso del tiempo, se mantiene igual: no sigue modas, mantiene su mismo tono de voz, lleva hasta ahora su mismo peinado, usa los anteojos de siempre, en fin sigue siendo él. Mientras leía el reportaje, gozaba de las respuestas de Woody Allen; en cada una  ponían de manifiesto su genialidad, originalidad y su identidad sin fachada. Paralelo a esta lectura, recordaba una conversación, de hace unos días, entre inversionistas y emprendedores. Me puse a pensar sobre los emprendedores, su autonomía, creatividad, presupuestos, fondos semillas, incubadoras, “inversionistas ángeles”, resultados bajo plan, rendición de cuentas, mantenerse original…

Uploaded a flickr.com on June 30, 2005 by paulbence

Cuando niño aprendí -y ahora creo apasionadamente- que la necesidad, las crisis, el hambre, la creencia en nosotros mismos hacen que seamos más creativos. En general los emprendedores estamos “pelados”, sin los fondos suficientes que permitan pasar de ideas a negocios rentables. El emprendedor a tiempo que genera una idea debe buscar financiamiento para ejecutarla.

Y bueno, cuando se consigue financiamiento, la pregunta -entre otras mas importantes- que viene a la mente es: ¿la creatividad aumenta o disminuye cuando tengo un buen presupuesto/apoyo aprobado? No hay datos científicos que sustenten una respuesta, lo que si hay es indicios de que a mayores presupuestos recibidos, mayores reglas que seguir y por tanto menor espacio para el ejercicio de la creatividad en el desarrollo del proyecto. Trabajar con presupuestos cortos da más libertad creativa a los emprendedores, y mucha más libertad si los fondos que se arriesgan son propios.

Al “fondear proyectos” generalmente se llegaa un punto en el que quién pone dinero en el emprendimiento no quiere ser solamente un prestamista, quiere tener un espacio para saber a detalle lo que se piensa hacer, opinar, sugerir, modificar tu “businness plan” [upsiblog|ozgrid], decidir, para poner su “toque personal” en el proyecto que está financiando.

Si el proyecto funciona con un presupuesto bajo (relativamente hablando, que sea más caro que el inversionista este en plan de opinador a que tome una situación de riesgo) puedes desarrollarlo sin preocuparte de que pierdes autonomía, pero si se pone en juego una inversión mayor -que no sale de tu bolsillo- prepárate para moverte bajo unas reglas establecidas o incluso a que quedes fuera de juego.

Es posible que los dueños de la plata tengan razón en su actuar, pues su dinero es el que está en riesgo, y no todo emprendedor es lo suficientemente bueno como para confiar ciegamente en su criterio, pero si lo es, lo mejor es tener presente que “no se debe poner bozal cuando el buey trilla”.

Los momentos más creativos que he tenido coinciden con lo que dice Woody Allen: “Tengo absoluta libertad, el único culpable si algo me sale mal soy yo, no puedo culpar a nadie, no tengo excusas. Al manejarme con pequeños presupuestos, nadie me está mirando por encima del hombro, ni pregunta cómo va a ser el filme, quién va a estar, aunque tampoco es que me dan una bolsa con plata al salir del banco” Cómo lo envidio 😉

posts relacionados

Startups/emprendedores

Open Thinking and Knowledge

El conocimiento, las ideas, los pensamientos son un capital natural, un patrimonio de la humanidad, y es nuestro deber permitir que sea libre y abierto.

La luz no puede estar encerrada, debajo de la mesa ni en la cabeza de unos cuatos.

Lámpara en Salón Amarillo

foto del salón amarillo, en el palacio de gobierno Carondelt (Ecuador)

Me estoy preguntado en términos operativos ¿Cómo hacer libre y abierto al conocimiento y pensamiento en nuestro “lote” -perímetro-?, hace un tiempo (UTPL Licencia recursos vía CC) impulsamos la distribución de productos bibliográficos (con la aceptación de autoridades) y recursos bajo licencias Creative Commons, el siguiente paso debería ser distribuir recursos educativos libres (OER Open Education Resources) que tengan verdadero impacto en la sociedad.

Las aulas pueden enbrutecerte … te aseguran hacerte empleado pero no emprendedor

Empiezo diciendo que estudiar es importante, dota a la persona de habilidades, conocimientos y competencias indispensables para el desarrollo. Sin embargo de esto, siento frustración cuando para alcanzar un progreso financiero, se establece como única estrategia “mágica” un camino que empieza en las aulas universitarias en las que se deben obtener las mejores notas, la titulación y la esperanza de conseguir algún buen trabajo del que solamente salga cuando llegue la hora de jubilación.

 

Un padre que NO quiere que sus hijos prosperen dice:
“Estudia mucho hijo mío, para que seas alguien en la vida”.

Un padre que QUIERE que sus hijos prosperen dice:
Yo no trabajo por el dinero, el dinero trabaja para mí”.

 

 

Varios me reconocen como un empleado que ha conseguido ser parte de la gloriosa clase media, que en países como el nuestro es un “súper triunfo”: te alcanza para comer medianamente bien, tienes para educar a tus hijos, puedes comer alguna veces fuera de casa, tomar algunas vacaciones y pagarte algunos caprichitos.

Si ésto es cierto, entonces debería estar tranquilo y adquirir la astucia que me permita mantener el “status”, el bono y la alegría de moverme en función del reloj que marca sin retraso la entrada, lo que le gusta al jefe y al megajefe y amagar que vivo la “cultura organizacional” de valores y filosofía.

Pero yo no soy así carajo, yo nunca me siento conforme y en los años que llevo en este “guión” de empleado, aborrezco, blasfemo y maldigo mi aporte y mis omisiones que han abonado a que tengamos una clase media que se acomoda a sus comodidas y no es capaz de dejar de ser un empleado que hace ricos a tantos ricos y empieza por reinventarse , ya no por su propio bien sino por el bien de los que vienen detrás, de nuestras hijas e hijos. Siendo empleado, peor si se es honesto, se esta destinado a ser permanentemente pobre y además servir de escalera para los “vivos”, y caramba esto no tiene nada que ver con la fe.

¿Cómo se convierte uno en un Súper Empleado?

Con mucho esfuerzo personal, estudiando a lo bestia, obteniendo las mejores calificaciones, haciendo la tesis lo antes posible y obteniendo el título con los máximos honores funerales, ups, perdón honores académicos.

 

En el templo

En los tiempos que llevo de vida, por experiencia propia y por lo que veo que pasa en mi alrededor y el mundo, los triunfadores no necesariamente estudian, y aunque no esta científicamente probada la correlación, al parecer mientras antes escapes de las aulas universitarias mayores probabilidades de ser un emprendedor exitoso tienes, mientras antes escapes y peor estudiante seas menores probabilidades tendrás de ser un empleado exitoso.

Pero bueno yo de alguna manera ya tengo mi vida,he estudiado y vivo cada día reinventandome, pero que hay con el futuro de mis hijos, voy a ayudar a que sean pobres empleados de clase media; por lo que he vivido no quiero que tengan esa suerte de ser empleados que tienen éxito en la medida en que son capaces de generar “fortuna” para otros, en una realidad empresarial en la que se es útil pero remplazable.

Para mi, mis hijos y los Emprendedores del Valle Tecnológico de Loja, es necesario:

– Derribar el mito de que hace falta tener ingresos elevados para hacerse rico.

– Cuestionar la creencia de que comprar la casita es una inversión y además la única que realmente vale la pena.

– No confiar en que los sistemas académicos, desde la pré basica a la universidad son los lugares que van a enseñar a nuestors hij@s a manejar sus capacidad y generar fortuna (en todos los ámbitos).

– Adquirir habilidades para no pasar la vida ganando menos de lo que se podría, trabajando más arduamente de lo que se debería y donando la presión arterial y el corazón al jefe que lo remplazará a las cuatro horas del relevo del cargo (demasiado duro y frío, cuidado que aún soy Cristiano).

– Definir de una vez por todas qué es una inversión y qué es una obligación. – Saber que el papel aguanta todo, especialmente las frustraciones de los profesores, y la vida real no se parece en nada a los contenidos que reposan en los papeles amarillentos de los profes.

– Cambiar la creencia de que el ciclo que más seguridad da es el de seleccionar la educación universitaria esclavisante, y luego enrolarse como empleado en el que se trabaje esforzadamente durante toda la vida, obtener ingresos, pagar impuestos y luego en la vejez suavisar el terror de perder toda la fortuna con algún paseo o alguna casita de campo que uno no disfrutó en la juventud.

Podría seguir escribiendo más, pero ya me empezo a dar sueño, solo finalizo comentando que Mi santa madre, una mujer pobre en bienes, de poca formación, nos legó el desafiarnos permanentemente a nosotros mismos, el ser capaces de saltar generaciones, y de ser resilentes ante las “nubes negras” que uno encuentra en la vida; tengo una deuda con ella a pesar de ser un “empleado” que intenta comportase como un emprendedor, sin embargo una cosa es emprender con plata de uno y otra con plata ajena.

Un abrazo, Don Nelson Piedra

A una semana de un Kernel Panic

Hoy sábado, hace una semana, sali de un Kernel Panic (del que postearé algún rato un inventario), agradezco la gentileza del equipo médico y de enfermería de la Unidad de Medicina Familiar de UTPL y del Hospital Universitario de UTPL (al que tuve el honor de inaugurar 🙂 ).

Nuestro agradecimiento a todos los amig@s que se interesaron por la evolución, les quedamos en deuda (Verónica, María Vero, Josué y éste que intenta ser Caguairán-).

Posteo la letra de una canción de 1975 -el año en que nací- del maestro de la trova Pablo Milanés. La vida se vive solamente una vez y su sentido está en la amistad y el bien a los demás.

Como no existe un video en YouTube con esta canción, quedo en deuda y a ver si en estos días lo armo y subo en YouTube.

La vida no vale nada

(Pablo Milanés)
La vida no vale nada
si no es para perecer
porque otros puedan tener
lo que uno disfruta y ama.

La vida no vale nada
si yo me quedo sentado
después que he visto y soñado
que en todas partes me llaman.

La vida no vale nada
cuando otros se están matando
y yo sigo aquí cantando
cual si no pasara nada.

La vida no vale nada
si escucho un grito mortal
y no es capaz de tocar
mi corazón que se apaga.

Lee el resto de esta entrada »