Día de las Madres 2008

Beso y abrazote para las mamitas del mundo, gracias!!

Si Dios fuera una mujer

		¿y si Dios fuera una mujer?
				-Juan Gelman


¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

Mario Benedetti. Madres Coraje, Adoloridos.

 

Esto cuenta Neruda:

Sin que yo 
lo recuerde, sin 
saber que la miré 
con mis ojos, 
murió mi madre, 
doña Rosa 
Basoalto. 

Muchos años después, escribí lo siguiente en el Memorial de Isla Negra . . . 

. . . me llevaron 
a ver entre las tumbas 
el sueño de mi madre. 

Y como nunca 
vi su cara 
la llamé entre los muertos, para verla, 
pero como los otros enterrados, 
no sabe, no oye, no contestó nada. . . 

. . .y allí se quedó sola, 
sin su hijo, 
huraña y evasiva 
entre las sombras. 

Y de allí soy, de aquel Parral 
de tierra temblorosa, 
tierra cargada de uvas 
que nacieron 
desde mi madre muerta.” 

Otro poema, escrito por el poeta es La Mamadre: dedicada a quien realmente lo crió:

La mamadre (de Memorial de Isla Negra)

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
-nunca pude
decir madrastra-,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre,
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por vez primera estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.

 

Una respuesta to “Día de las Madres 2008”

  1. Nati Wolf Says:

    Excelente recopilación, Nelson. Tengo la suerte de tener a mi mami y eso me hace feliz siempre.

    La primera referencia a la de si Dios fuera mujer es muy interesante, gracias por darla a conocer =)

    Un abrazo y feliz día para todas las mamás.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: