Yo tuve un sueño

En esta semana, la agencia EFE, comunicó al mundo:

MADRID.- La Guardia Civil ha detenido a un joven de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) acusado de agredir a una menor en los Ferrocarriles de la Generalitat por ser ecuatoriana, según ha informado este cuerpo policial.

La agresión tuvo lugar el día 7 de octubre en el trayecto de Plaza España a Martorell, poco antes de llegar a la estación de ‘Colonia Güell’, donde el agresor se apeó.

Según explica la Guardia Civil en una nota, el agresor “había llegado al vagón manteniendo una conversación telefónica, y en el momento en el que el tren llegaba a la estación citada, y sin dejar en ningún momento de hablar por teléfono, se fijó en una joven que viajaba sola”.

“Tras insultarla y gritarle al oído varias veces que se fuera a su país, (el agresor) comenzó a golpearla cada vez con más agresividad, hasta que el tren paró y se bajó mientras continuaba profiriendo insultos de contenido racista”, señala la nota.

El presunto agresor, Sergi Xavier M. M., de 21 años y vecino de Santa Coloma de Cervelló, fue detenido por la Guardia Civil el pasado viernes, 19 de octubre, a la entrada de su domicilio.

Aunque duele, creo que hemos sido testigos que de un mal sale un bien; del norte, sur, este, oeste y desde el mismo lugar donde sucedió la agresión se sintió una ola inmensa de protesta contra ese hecho deleznable, fuera de tiempo, cobarde, odioso y repugnante. Como ciudadano del mundo estoy agradecido con quienes ya no tienen el velo que hacia menos a los negros, cholos, indios, pobres o ignorantes; el mundo es plano y en el no caben la xenofobia ni otros vicios.

Basto oir por radio la narración del hecho para decir “hijo de p…a” (por su actitud y no por su madre), y luego de ver el video del ataque, el deseo de intervenir me afloró aún más la piel, posiblemente dolía más por que la víctima era mujer, forastera, latina, menor de edad, ecuatoriana, pero igual sino lo fuera, el cabreo sería el mismo (El que haga daño al más pequeño me lo está haciendo a mi mismo). Pero claro, responder violencia con violencia, sería lo más fácil y queda claro que no es la vía para eliminar la xenofobia (escuche deseos de jugar al fútbol con la cabeza del agresor) o cualquier abuso, la alternativa es pensar diferente, actuar diferente, y eso ha hecho el mundo a través de la protesta y las diferentes y creativas acciones de no violencia activa.

Por coincidencias de la vida, las personas con mayor potencial de ser maltratados estamos en el sur, en oriente, sin embargo en realidad en cualquier lugar uno puede ser oprimidos en la libertad.

Algo que me dejo un sabor peor que la agresión fue la actitud pasiva de un “testigo del hecho”, quiero imaginarme que estaba ciego, o aterrado. Y es que nuestras vidas comienzan a acabarse –dijo Martín Luther King – el día que nos quedamos callados ante las cosas que importan. Duele ver la pasividad y ahora recuerdo un post de protesta sobre aquello( Capulí ) y está claro que el que acepta pasivamente el mal está tan involucrado en él como el que ayuda a perpetrarlo; y la cosa resulta peor porque aquel que acepta el mal sin protestar en su contra está realmente cooperando con él.

No puedo quedar callado ante el abuso porque de alguna manera es como que si les estuviese diciendo que estoy de acuerdo con lo que hacen los amigos abusadores, xenófobos, que no han aceptado el culto dúlico que nos debemos entre sí puesto que aunque somos carne, hueso, sicología, sobre todos somos espíritu y trascendencia.

Me he puesto a releer la carta de un hermano negro mientras miro el redondo mundo y mi deseo de que lo asumamos verdaderamente plano.

El 28 de agosto de 1963 las 200.000 personas que habían marchado sobre Washington en apoyo de los derechos civiles, oyeron a Martin Luther King pronunciar su más famoso discurso:
strike.jpgBWDrMartinLutherKingJrandhi.gif

… Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño “americano” -En el sueño de ser ciudadano del mundo-.

Lee el resto de esta entrada »