En este día del trabajo: entre los que sudan y los que reciben aplausos

No se si les ha pasado, pero hacer de “tonto útil”, en el que se prefiera el trabajo menos que la fama, la satisfacción de lo bien hecho en lugar del reconocimiento, te pone en una punto en que debes optar por uno de los dos caminos siguientes: alzarse el pelo (pasarse al otro bando) o consolarse con que la recompensa siempre llega, en este segundo caso, mi preferido, toma cuerpo lo siguiente:

“El mundo se divide en personas que hacen las cosas y
personas que ganan los créditos. Trate, si consigue, de
pertenecer al primer grupo. Hay mucha menos competición”

– Dwight Whitney Morrow

…quizá haya un tercer camino, pero creo que tiene + al segundo que al primero.

4 comentarios to “En este día del trabajo: entre los que sudan y los que reciben aplausos”

  1. janaranjo Says:

    Porque estudiar, también es trabajar.

    Hacer las cosas, aunque ¡imperfectas! Pero de uno mismo. Es satisfactorio por supuesto. Los méritos (propios o ajenos) se pasean por los pasillos de la CONCIENCIA y la MORAL… éstos determinan si lo disfrutamos con intensidad y merecimiento, o no.

    Me resultó muy interesante este post. Y en realidad me puse a pensar en muchas cosas. En las que están hechas y en las que faltan por hacer. En las que está al alcance del HOMBRE y en las que no lo están. En definitiva, en un esfuerzo humano cargado de retribuciones. Y aunque estas retribuciones estén ausentes, ¡más interesante todavía!, porque en este caso la DIGNIDAD se encargaría de recompensarlo ¡Qué recompensa más gratificante!

    Comparto con Ud. Unas palabras que he expresado a mi madre en una de las pocas veces que nos podemos ver en el año: “El sacrificio es exquisito, también lo que lo ocasiona. Cada esfuerzo, cada lágrima y cada amanecer lejos de mi familia, tiene su recompensa: el amor con el que hago las cosas por ellos y la convicción de saber que ese amor es recíproco”. Es posible reír y llorar, hacer las cosas y disfrutarlas a lo máximo, preferir el trabajo y la satisfacción de lo bien hecho. Es posible y permitido, lo que no es permitido es hacernos de un reconocimiento y una fama que no nos pertenezca.

  2. santiago Says:

    El elefante pasa mayor parte de su vida atado a un fierrito que con un simple esfuerzo de este lo arrancaría, ahora, que hace que un hombre pase la mayor parte de su vida aguardando por un sueño que si no se busca no se cumplirá?.

  3. nopiedra Says:

    Concuerdo contigo Jorge, el trabajo sin retribución tiene un sabor especialísimo. Creo que no importa lo que se hace o cuanto se hace, sino la intención y la pasión que ponemos a las cosas que hacemos con las manos, la cabeza o el corazón.

    Gracias por tus comentarios tan profundos .

  4. nopiedra Says:

    Santiago, yo me he preguntado varias veces los mismo. Es dificil asumir un sentido de urgencia, de vivir la propia vida, de no permitir -posiblemente por pura pereza- ser el autor de la propia vida .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: